Buscar
  • Gilberto González Arango

LOS BENEFICIOS CIENTÍFICOS DE LA AMABILIDAD



¿Qué nos hace más felices: Ser amables y bondadosos con los demás, o darnos gustos y placeres? Es una pregunta muy importante y a la vez se presta para confusiones. ¿Por qué? Porque las dos nos aportan para la felicidad y en la vida cotidiana podemos incluirlas ambas. Y es muy relevante porque nos puede ayudar a tener claridades y hacer cambios que nos permitan alcanzar un mayor bienestar. Para tener más luces con respecto a esta pregunta, un grupo de investigadores se dio a la tarea de realizar un estudio experimental, el cual consistió en lo siguiente: Distribuyeron a los 464 participantes de manera aleatoria en 4 grupos, y a cada uno le asignaron una actividad a realizar cada semana, durante un mes: Grupo 1: Realizar actos de bondad hacia otra persona (Ej. Ayudar a alguien en el trabajo). Grupo 2: Realizar actos de bondad que beneficien a varias personas (Ej. Una actividad de voluntariado). Grupo 3: Realizar actos de bondad hacia sí mismo (Ej. Consumir una comida preferida). Grupo 4: Grupo de control activo. Registrar las actividades diarias (Ej. Bitácora del día). A todos se les solicitó responder unas pruebas psicométricas para medir su nivel de bienestar, antes, durante y dos semanas después de terminar el programa. ¿Qué encontraron? Que las personas de los grupos 1 y 2, es decir, las que realizaron actos de bondad hacia una o más personas, incrementaron significativamente su nivel de bienestar. En cambio, las personas de los grupos 3 (actos de bondad consigo mismo) y 4 (registro de actividades), no experimentaron un aumento significativo en su bienestar. Los investigadores encontraron una explicación para esto: Las personas que realizaron actos de bondad hacia los demás tuvieron un incremento en sus emociones agradables de manera más duradera, que las personas de los grupos 3 y 4. En otras palabras, identificaron que ayudar a los demás nos genera unas emociones positivas más profundas que las que nos producen los placeres, los cuales suelen tener un efecto de corto plazo. Concluyeron su artículo con este cometario: “Las personas que se esfuerzan por mejorar su propia felicidad pueden verse tentadas a darse placer con un día de spa, una salida de compras o un postre sabroso. Los resultados del estudio actual sugieren, sin embargo, que cuando los buscadores de la felicidad se sientan tentados a darse gustos, podrían tener más éxito en su búsqueda si optan por ser bondadosos con otra persona”. (1) Esto de ninguna manera quiere decir que para aumentar tu bienestar debas privarte de lo que te da placer. ¡Al mismo tiempo que ayudas a otros en tu vida diaria, puedes encontrar momentos para consentirte! Frente al estudio mencionado, alguien escéptico podría decir: “¡Pero eso fue sólo un estudio, lo cual no demuestra nada!” Pues bien, otros investigadores decidieron comprobar si efectivamente el ayudar a otras personas incrementa el bienestar o no. Para ello llevaron a cabo un estudio de meta-análisis, revisando los artículos científicos sobre estudios que han evaluado la relación entre la bondad y el bienestar. De un total de 489 artículos, seleccionaron finalmente los mejores 24. En esos 24 artículos se incluían en total 27 estudios experimentales realizados con 4.045 personas. Al hacer las evaluaciones y mediciones estadísticas hallaron que los actos de bondad efectivamente sí tienen un efecto significativo en el bienestar de quien los hace. (2) Así que no es una suposición, sino que hay pruebas robustas que respaldan el efecto positivo de la amabilidad hacia los demás en el bienestar.

En una publicación que revisó numerosos artículos científicos acerca de los actos de bondad hacia los demás, se menciona que algunos de los principales beneficios encontrados son: - Aumento de la sensación de felicidad, autoestima y percepción de capacidad. - Reducción de los síntomas de depresión. - Puede fortalecer las relaciones interpersonales creando y reforzando lazos sociales, y fomentando el sentido de que uno puede hacer una contribución valiosa a los demás. - Predice mejoras en la salud física e incluso la longevidad. (3) Pues bien, después de haber leído hasta acá sobre algunos de los importantes beneficios que nos puede traer el ayudar a los demás, podríamos decidirnos a hacerlo, pensando primordialmente en lo que queremos ganar u obtener. Sin embargo, aunque ésta pueda ser una motivación válida, tiene mucho más impacto el servicio a los demás si la motivación principal es beneficiar a otros, más que a uno mismo (Ej. Ayudarles a superar o disminuir su sufrimiento). Prueba de ello fue lo que encontró un estudio que incluyó personas que habían realizado voluntariado durante los últimos 10 años y personas que no lo habían hecho. A los voluntarios les preguntaron cuál había sido su MOTIVACIÓN PRINCIPAL para hacer el voluntariado. Los investigadores clasificaron las respuestas en motivaciones orientadas al beneficio propio (Ej. Para sentirme mejor o adquirir nuevas habilidades) o hacia los demás (Ej. Para ayudar a alguien que lo necesita). Luego analizaron el riesgo de mortalidad de todos los encuestados 4 años después y encontraron lo siguiente: Aquellos voluntarios cuyo principal interés estaba centrado en sí mismos tuvieron un riesgo de mortalidad similar al de los no voluntarios. Mientras que aquellos que realizaron el voluntariado principalmente por razones orientadas al beneficio de los demás, tuvieron un menor riesgo de mortalidad. (4) Como ves, aunque puedas tener varias intenciones al realizar actos de servicio (lo cual es válido), si tu mayor interés es realmente ayudar a otros, el efecto en tu vida será más positivo. Este hallazgo refuerza la validez del consejo de grandes maestros, quienes nos invitan a servir desinteresadamente, poniendo en un segundo plano o haciendo a un lado la expectativa de las ganancias propias.

En realidad, la amabilidad hacia los demás es un excelente “negocio” del estilo GANA-GANA, pues gana quien la brinda desinteresadamente y gana quien la recibe con gratitud. Es clave recalcar que es muy importante que a la vez que te interesas por ayudar a los demás, al mismo tiempo te ocupes en valorar y satisfacer tus propias necesidades. De lo contrario, podrías percibir el servicio o los actos de bondad hacia los demás como una obligación o una carga, desatender tus necesidades físicas y psicológicas, y sentir agotamiento y desmotivación. Todo ello repercutiría negativamente en tu bienestar y lo sentirían los que reciben tu ayuda. Muy bien, con base en toda esta información, creo que vale la pena que cada uno reflexione: ¿Estoy interesad@ y dispuest@ a ser amable y bondados@ con los demás? Y si es así: ¿Cómo puedo aplicarlo o seguirlo aplicando en mi propia vida, a partir de este momento? Ten presente que para ser amable con los demás no tienes necesariamente que inscribirte en un voluntariado (lo cual puede ser muy bueno también), sino que puedes hacer actos de bondad con frecuencia hacia los seres que te rodean. La realidad es que hacerlo implica un proceso, en el cuál debemos ir superando diferentes obstáculos que se manifiestan en la forma de pensamientos, emociones, actitudes y hábitos limitantes y egoístas. Una gran ayuda para irlos superando son las meditaciones u oraciones que involucran enviar amor, deseos positivos o luz a los demás. De esta manera, nos vamos entrenando y desarrollando la disposición de ser amables y serviciales, y así con mayor facilidad lo podremos hacer realidad en la vida cotidiana. Si te interesa experimentar una de estas meditaciones, te invito a ensayar la Meditación de Amor y Bondad que encuentras disponible en el siguiente enlace: https://www.vidamindfulness.net/audios-meditaciones ¡Finalmente, te tengo una invitación especial!: Si quieres dedicarte un tiempo para ti y tu bienestar (el cual repercutirá también en tus relaciones con las demás personas), para armonizarte y vivir una experiencia de profundización en la Conciencia Plena, te invito a participar en la “MAÑANA MINDFULNESS”. Conoce más información: HAZ CLIC ACÁ

¡Muchas gracias por tu atención y que pases un feliz y consciente día!

Si no leíste el artículo anterior, sobre los Mitos y Realidades de Mindfulness, puedes hacerlo acá: https://www.vidamindfulness.net/post/mitos-y-realidades-de-mindfulness Si deseas que las próximas entradas del blog te empiecen a llegar a tu correo electrónico, inscríbete acá: https://www.vidamindfulness.net/contacto Lee otros artículos del blog en: https://www.vidamindfulness.net/blog Gilberto González Arango Psicólogo Universidad Nacional de Colombia Profesor de Mindfulness - Nivel profesional (Certificación Internacional de la IMTA)

* Cibergrafía:

Nelson SK, Layous K, Cole SW, Lyubomirsky S. Do unto others or treat yourself? The effects of prosocial and self-focused behavior on psychological flourishing. Emotion. 2016 Sep;16(6):850-61. doi: 10.1037/emo0000178. Epub 2016 Apr 21. PMID: 27100366.

Oliver Scott Curry, Lee A. Rowland, Caspar J. Van Lissa, Sally Zlotowitz, John McAlaney, Harvey Whitehouse. Happy to help? A systematic review and meta-analysis of the effects of performing acts of kindness on the well-being of the actor.Journal of Experimental Social Psychology, Volume 76, 2018, Pages 320-329, ISSN 0022-1031 https://doi.org/10.1016/j.jesp.2018.02.014.

Crocker, J., Canevello, A., & Brown, A. (2017). Social Motivation: Costs and Benefits of Selfishness and Otherishness. Annual Review of Psychology, 68, 299–325.

Konrath S, Fuhrel-Forbis A, Lou A, Brown S. 2012. Motives for volunteering are associated with mortality risk in older adults. Health Psychol. 31:87–96

Imágenes: https://unsplash.com/photos/AsahNlC0VhQ?utm_source=unsplash&utm_medium=referral&utm_content=creditShareLink https://pixabay.com/es/photos/mujer-ni%C3%B1o-la-lluvia-1807533/ https://pixabay.com/es/photos/manos-amistad-amigos-ni%C3%B1os-2847508/

288 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo